Pensamiento

Los Periscopianos no somos gente de otro planeta, no somos super estrellas,
ni nos creemos más o menos ingeniosos que los demás.
Los Periscopianos somos hombres y mujeres que vamos al cine, al supermercado y al baño como cualquier otro mortal.
Los Periscopianos pagamos impuestos, echamos gasolina y votamos por alcaldes,
edíles y gobernadores, tal cual lo hace todo el mundo.
La única diferencia que tenemos los Periscopianos del resto de la gente,
es que tenemos un Periscopio. ¿Un Periscopio?, ¿Cómo se escribe? ¿y eso qué es?,
pregunta más gente de la que pregunta qué es Vidajenear, Solsticio o Diatriba.
Un Periscopio moral, ético, ingenuo, aterrizado, pensante. Un Periscopio que no traga entero,
preguntón, y que a veces peca por atrevido pues tan pronto ve que su partner
(veáse “cliente”) da un mal paso, se lo dice sin pensarlo dos veces.
Un Periscopio que vive afuera y gira permanentemente 360º recogiendo información,
comparando, analizando y entendiendo porqué un producto que sale exitoso de un Focus Group
no se mueve en la góndola.
En últimas, o más bien en primeras,
los Periscopianos somos gente que hace publicidad real, para gente verdadera
y cuya mejor paga es la llamada de un partner que nos diga,

“Muchachos, ésto está funcionando”.